domingo, 21 de diciembre de 2008

LA ILUSION DE LA REALIDAD

[Realidad: Alucinación creada por la mente debido a la carencia de alcohol en la sangre” (http://www.bushcador.com/)].

No vemos las cosas tal como son sino tal como somos, no debemos perder eso de vista…no deben de perder eso de vista [“Cuando me dices que soy de la otra acera, ¿desde qué acera me lo estás preguntando?”- “¿Cómo podemos saber que en realidad el cielo es verde y nosotr@s daltónic@s?”].

El problema de lo que es real empieza cuando intentamos definir la propia palabra Realidad. La Realidad está íntimamente ligada a nuestros sentidos y a la naturaleza de la conciencia humana y es, por tanto, parcialmente subjetiva. No es reproducible por tod@s l@s otr@s observador@s extern@s, aunque tampoco depende únicamente del punto de vista del/de la observador/a. La realidad no se acaba donde se acaban o se agotan nuestros sentidos. Si repasamos las estadísticas, nos tropezamos con la curiosidad de que verdades que en un pasado eran consideradas reales, hoy en día son erróneas. ¿Quién nos garantiza entonces que en el futuro nuestros descendientes no creerán equivocadas buena parte de las cosas que hoy consideramos real o verdadero?

Un ejemplo que me gusta mucho para ilustrar eso de que no vemos la realidad tal cual es sino tal cual somos: Un hombre está preocupado porque su mujer se está quedando sorda y decide consultarlo con el médico. Este le sugiere que haga una prueba en casa: que se coloque detrás y le pregunte algo primero desde lejos, luego a unos 3 metros y finalmente muy cerca de ella. El hombre llega a casa y ve a su mujer en la cocina. “¿Qué hay parar cenar? – pregunta desde la puerta”. No hay respuesta. “¿Qué hay para cenar? – repite al aproximarse un poco”. Sigue sin haber respuesta. Se coloca entonces detrás de ella y le pregunta: “¿Qué hay para cenar?”. La mujer se vuelve y grita: “¡¡Por tercera vez: pollo!!”(Sacado del libro “Platón y un ornitorrinco entran en un bar”).

En 1877 Gladstone en un artículo titulado “Sobre la idea del color en Homero” utilizaba frases como “el mar de color de vino”. ¿Se trataba de una licencia poética o acaso Homero y l@s grieg@s veían el mar de manera diferente? De hecho hay una considerable diferencia en la manera en que las distintas culturas categorizan y nombran los colores…incluso puede que los individuos sólo vean un color si existe una categoría cultural o nombre para ello. Aunque no está claro si esa categorización puede, de hecho, alterar la percepción elemental del color (Sacado del libro “Un antropólogo en Marte” de Oliver Sacks). Hay una tribu en Méjico que no tiene ninguna palabra para nuestro color azul y no lo reconocen como tal [ahora no recuerdo como lo llaman pero era como si lo describieran – lo siento pero mi memoria empieza a fallar y hace mucho tiempo que leí este dato :-)]. Hay una isla en la que, por una variación genética, la casi totalidad de sus habitantes ven en escala de grises desde el blanco hasta el negro, pero son totalmente ciegos al color. L@s pacientes con el llamado Síndrome de Anton – en el que está destruida la corteza visual – ignoran que están cieg@s. Tienen ceguera de su ceguera.

Inevitablemente la realidad de estas personas será diferente a la nuestra ¿no?

L@s pacientes con el lóbulo frontal del cerebro alterado – zona encargada, a grandes rasgos, de la consciencia, del deber, de la obligación y de la responsabilidad (nada más y nada menos) – no son conscientes que están enferm@s o que tienen déficits neurológicos severos. Su realidad, por tanto, es que están san@s y nadie l@s puede convencer de la dimensión trágicamente reducida de su existencia. Además suelen estar siempre de buen humor [El padre de un paciente frontalizado después de un tumor cerebral frontal operado llegó a decir, con ironía: “Los lóbulos frontales, ¿Quién los necesita?”]. De hecho los lóbulos frontales son la gran peculiaridad del cerebro humano y, o están muy poco desarrollados, o no lo están en absoluto, en los otros mamíferos (Sacado del libro “Un antropólogo en Marte” de Oliver Sacks)…Mmm…¿Será eso lo que nos hace ser tan “racionales” y por lo que muchos mamíferos son mejores “personas” que algún@s de los human@s?...

Estas características funciones de los lóbulos frontales pueden a veces presionarnos demasiado, de forma que anhelemos una liberación de sus aplastantes inhibiciones, de la cordura y de la sobriedad. Ansiamos, sin saberlo, unas vacaciones de nuestros lóbulos frontales: una fiesta dionisiaca de los estímulos y los impulsos. Todo es consecuencia de nuestra naturaleza hiperfrontal. Lógicamente la tragedia se produce cuando no hay regreso de esas vacaciones (Sacado del libro “Un antropólogo en Marte” de Oliver Sacks).

Cuándo una estrella se acerca se vuelve más azul, cuando se aleja más roja. Personas en diferente hemisferio ¿no verán la realidad de la misma estrella de manera totalmente diferente?

¿Cuántos ejemplos más necesitamos para darnos cuenta que la realidad la ve cada persona de acuerdo a sus características y vivencias? ¿No os coloca esto irremediablemente en vuestro sitio quitándoos mínimos intentos de aparición de aires de grandeza o superioridad alguna (a mí sí me pasa)? ¿No es acaso todo pura CASUALIDAD por dónde hemos nacido o por los accidentes / enfermedades que hemos tenido?...En esta época de realidades condicionadas por los intereses creados, ¿no os da que pensar?

Seguiré hablando de la realidad en futuros post. De nuevo esto es sólo la primera parte de un tema extensísimo y que me apasiona. Poco a poco iré haciendo las segundas partes, prometido :-) De momento os quiero dejar pensativ@s con lo escrito hasta ahora, fomentar el llamado pensamiento horizontal – aquel que nos permite mirar alrededor nuestro y no sólo obstinadamente lo que tenemos delante de nuestras narices como si fuera lo único verdadero que existe – y simplemente introducir el hecho de que la realidad, actualmente, puede llegar a ser inasumible e inabarcable (A este respecto os recomiendo leer el artículo de Enric González en El País del día 14/12/2008).

La cultura popular también es sensible a lo que es la Realidad: “Cada cabeza es un mundo”, “El león juzga por su condición”, “Todo depende del cristal con que se mire” o “Cada loco con su tema”.

Y ya para acabar una frase del gran filósofo y ensayista español Ortega y Gasset – uno de mis favoritos y perfecto para, de manera ilusoria, "permitirle" cerrar este post – que decía que “hay tantas realidades como puntos de vista”.

¡Un saludo a tod@s y felices y entrañables fiestas!

PD: “La mitad de la belleza depende del paisaje, la otra mitad de la persona que lo mira”…así de variable es la interpretación de la realidad :-)

11 comentarios:

Vivir es una casualidad dijo...

Introduzco algún cambio: El más importante unos relojes con las horas de los paises de donde son mis seguidor@s casuales....es mi homenaje para ell@s :-)

Luján dijo...

Me guardo la frase de la acera, jeje.

Buen post, trata sobre algo en lo que pienso bastante. La realidad sólo es una. Las interpretaciones y las causas cada interpretación, infinitas.

Te sigo.

Luján dijo...

Quería decir "las causas de cada interpretación".

Celia dijo...

Susa, en Management cuando hacemos teoría, hablamos de este tipo de circunstancias con el nombre de paradigmas o imaginarios sociales (básicamente – como diría mi madre- la misma perra con distinto lazo) y lo mejor de ello, es que te hace entender que cada vez que hacemos algo es como sí nos pusiéramos unos lentes de x color y siempre viéramos las cosas de ese color; por lo que se puede encontrar una persona que lleve lentes de otro color y lo que hace es ver las cosas desde su propio color de lentes. En fin…

Tambien podemos referirnos a Platón con su mito de la caverna… pero sería como hacer una segunda parte de este mismo post, porque al final sí salimos de una caverna, nos metemos en otra y luego otra y luego otra y así sucesivamente, hasta que lleguemos a la final, no nos guste lo que encontramos y volvamos a la del comienzo o retrocedamos…entonnces volveremos a verlo todo como al principio porque así, nos gusta más. Un beso

Anónimo dijo...

Hace un tiempo leí un cuento en el que un mono desde una rama agarró a un pez que nadaba tranquilo por un riachuelo. El mono quedó muy satisfecho con el pez en la mano porque estaba seguro de que lo había salvado de morir ahogado.

La realidad del mono y creerse que era la única acabó con la vida del pez.

Realidades hay tantas como seres distintos en este universo. O tal vez sólo hay una y miles de millones de formas de percibirla.

Interesantísimo el tema. Gracias!

Anónimo dijo...

Hola,:-)

Francamente... siempre he considerado esa subjetividad como el timón de la realidad, aunque muchísimas personas y eruditos se empeñen en considerar la existencia de esa "realidad objetiva"como un verdad absoluta.Quizás en el mundo de los sentidos así sea, y digo quizás porque es un tema tan recuerrente que siempre termina focalizándose en la necesidad de que exista una fuente "observadora"...

Por poner un ejemplo: tenemos una rosa como útimo ser vivo que habita en el planeta, cçomo podríamos saber que esa rosa sigue existiendo??..quién la observaría para así constatarlo?? resulta imposible constatarlo, entoncés si no existen pruebas empíricas de esa existencia fuera de nuestra propia subjetividad como podremos saber que existe y afirmarlo con tanta severidad algo que ni siquiera está probado...

En segundo lugar, está comprobado que unas personas emplean más un hemisferio cerebral que otro, y con diferentes capacidades, y otros que su conectividad entre hemisferios cerebrales es de mayor actividad que en otras personas, lo que les permite establecer conexiones relacionales entre contenidos y percepciones que resultan exorbitanmtes a otras capacidades...su subjetividad será diferente como personas haya, y esta ultima aseveranción la establezco bajo la premisa y la duda de que exista esa persona como tal...quizás lo único que exista sean subjetividades con conciencia propia o esa conciencia propia sea la productora de esas subjetividades...

Nos vemos inmersas en la necesidad de comprobar que existimos como tales como nos conocemos, pero tales como nos conocemos somos??(perdonen los vericuetos navideños..)hay quien afirma la exitencia de universsos paralelos, de un multiverso, de numerosas dimensiones, y de un mismo ser con vidas paralelas en cada una de esas dimensiones, o quizás algunos en determinadas dimensiones según su intensidad de frecuencia por decirlo asi...Cómo comprobar que en la físika cuántika surga una partícula de lo que se considera "la nada"????....quien lo logre cohonestar esas dois fisikas clasica y cuántika se llevará la palma de oro...

Producimos subjetivamente esa realidad cualquiera que sea???...es una pregunta que precisa viajar a través de la mente liberando las limitaciones de esas lóbulos que comentas...siguiendo el instinto desproveyéndonos de tanta racionalidad, quizás todo sea mucho más sencillo de lo que aparenta ser...

Estamos absolutamente condicionadas por una realidad subjetiva, con un tremendo subcosnciente colectivo de subjetividades que conforman ese extraño entramado, que nos aprisiona en esa creencia...cuerpo fisico que solamente percibimos por nuestros sentidos, en la medida en que te toco o te veo te siento, o te oigo, pero la piel segun investigaciones tambien tiene receptores sonoros que transmiten informacion al cerebro(si es que existe como tal)....

Un post muy interesante,
Aire_Fresco

Vivir es una casualidad dijo...

- Luján muchas gracias por seguirme :-) También es algo sobre lo que yo pienso bastante. Me gusta ver las cosas desde diferentes ángulos para mantener los pies en el suelo y no parar de aprender mientras siga viva.

- Celia ¡me encanta esa expresión de los "imaginarios sociales"! No la conocía como tal pero es el fiel reflejo de lo que quiero decir en mi post. El mito de la caverna de Platón es, en efecto, lo que yo intento explicar pero con otras palabras. Es aquello que él decía de que la realidad que cada uno@ de nosotr@s ve, en verdad son sombras de algo que no podemos ver realmente porque está detrás de nosotr@s proyectándose para ser percibido por nuestros sentidos. Y sí, es como una serie sucesivas de cavernas que de algún modo acaban cerrando una especie de círculo vicioso que nos acaba devolviendo al mismo sitio de partida.
Un besote enorme!

- April ese cuentito del mono y el pez es GENIAL. Lo incorporo a mi colección privada de cuentitos cortos. Gracias!

- Aire_fresco, genial que seas fiel seguidora de la subjetividad como timón de la realidad. No me gustan las máximas absolutas a mí tampoco. No, por lo menos, sin haber mirado antes la cuestión desde diferentes puntos de vista. Much@s responsables deberían de tener en cuenta esto. Nadie puede tener la razón absoluta y es mejor trabajar en equipo que a solas en multitud de cuestiones. Tales como nos conocemos somos porque el ser individual para mí es tal cual nos percibimos a nosotr@s mism@s ante la imposibilidad de saber realmente como somos. De hecho un conocido antropólogo confirma que sólo los simios, delfines y humanos somos capaces de reconocernos a nosotros mismos en un espejo y que por eso somos los únicos capaces de establecer empatía. Es necesario tener autoconciencia para diferenciar entre el otro y el yo.
En definitiva: estoy contigo, dejemos vagar la mente sin la opresión de los lóbulos frontales....y a ver que sale de todo eso! :-)
Muchas gracias!

oldri dijo...

Me gusta "realmente" lo que cuentas :P

Vivir es una casualidad dijo...

Mmmm....¿realmente según TÚ realidad, Oldri? jejee. Gracias. (Estoy mirando tu blog) ;-)

Lur dijo...

Para añadir otro ejemplo, podríamos hablar del sistema numérico y la forma que cada sociedad tiene de contar…
P.ej. España cuenta 1, 2, 3… 8,9,10 …. 10+10; 20+10; …; 60; 70; 80; 90 etc
Francia cuenta ; 1, 2, …9,10 …. 10+10; 20+10; …; 60+10; 20+4: 80+10 etc
Algunos países de África cuentan de 5 en 5

Vivir es una casualidad dijo...

Muy buen ejemplo, Lour. Daría para un post entero....¿te atreves? :-)