sábado, 31 de enero de 2009

LA "REPÚBLICA" DEL CUERPO HUMANO - ARMONÍA PREESTABLECIDA

[“Hay que tener cuidado con los libros de salud: podemos morir de una errata” :-)]

Recuerdo con añoranza – de hecho, confieso, tengo todos los episodios en Dvd – la serie “Erase una vez”: Erase una vez el Hombre, Erase una vez el cuerpo humano, Erase una vez la música…yo me crié aprendiendo con ese abuelito simpático de pelo blanco y barba cana, soy de esa generación :-)

Hoy, después de un viaje en tren digamos, suavemente, que “aireado”, me he inspirado – por no gritar – y quiero dedicar este post a elogiar esa maravilla de la naturaleza que es nuestro cuerpo humano. [Me apasiona viajar en tren, dicho sea, pero hoy tenía unas enormes ganas de bajarme. Situación: Tren completo. Compañero accidental de viaje: un representante del género masculino cuyo cerebro – obviando el tema de su higiene personal digamos que, tirando largo, semanal, que no diaria – se ha pasado casi las 3 horas que ha durado lo que yo presumía como un tranquilo viaje en tren dedicado a la lectura, enviando órdenes a su aparato digestivo para que expulsara gas, casi siempre, he de aclarar, por la parte superior de su anatomía. Hubiera sido peor, es cierto, si su cerebro le hubiese mandado sacar el gas siempre por la parte inferior, claro, pero en todo caso, su “sistema biocultural de la eliminación de gases” y su “programa bionatural de evacuación” me han dado el viaje (Estos términos últimos son obra del Dr. D. José Antonio Jáuregui – sociólogo, filósofo y antropólogo, entre otras cosas – que así define lo que él llama el control emocional del tubo digestivo en su libro “Cerebro y Emociones”)]…Se me ha despertado la vena cínica y el humor negro, perdón :-)

Si hace unos días hablaba de grandes distancias, de grandes números y de la enormidad del Universo, hoy me iré al otro extremo. ¡Quiero hablar de las células!

Me defino: soy una seguidora de la ¿moderna? filosofía de la lentitud, del slow movement. En esta época donde casi todo el mundo corre por y para todo, me gusta vivir despacio, me gusta vivir intentando disfrutar de las pequeñas y cercanas cosas que, de otro modo, se me escaparían. “La lentitud abre las puertas de lo invisible cotidiano”.

Dentro de este estilo de vida, de esa especie de ir en contra de los acelerados, a la gente que escribe sobre este tema no deja de llamarles la atención la aceleración y el esfuerzo que hace nuestro organismo para mantenernos con vida. “Y es que, en reposo, el corazón late 180 mil veces y mueve 8600 litros de sangre al día, es decir: 15 toneladas. Y también necesitamos 12.000 litros de aire cada jornada. Y, mientras creemos dirigir una mirada tranquila al mundo, nuestras pestañas se mueven 11.500 veces al día. Y durante la noche no se interrumpe esta actividad frenética porque realizamos una media de 30 cambios posturales por noche. Y segregamos una media de un litro de bilis y de saliva al día. Y a partir de los 40 años perdemos una media de 20.000 neuronas al día sobre un capital inicial medio de 14 millones…y es que nuestro cuerpo es una fábrica que no deja de trabajar sin descanso y aceleradamente, capaz, cada día, de proezas asombrosas, que se repiten independientemente de nuestra voluntad”.

“Todo empieza con una sola célula. La primera célula se divide en dos, y estas dos en cuatro, y así sucesivamente. Justo después de 42 divisiones, tenemos 10 mil billones de células en el cuerpo, y estamos list@s para aflorar como seres humanos. Y cada una de esas células sabe perfectamente lo que tiene que hacer para preservar nuestra vida, para nutrirnos, desde la concepción hasta su último aliento. Todas dedicadas a nuestro bienestar personal.

No hay nada que ellas no harían por nosotr@s. Nos dejan sentir placer y formar pensamientos. Nos permiten estar de pie, estirarnos. Cuando comemos extraen los nutrientes, distribuyen la energía y expulsan los deshechos. También se acuerdan de hacer que sintamos hambre antes, y de recompensarnos con una sensación de bienestar después, para que no nos olvidemos de comer otra vez. Por ellas nos crece el pelo, tenemos cera en las orejas. Saltan en nuestra defensa en el momento en que estamos amenazad@. Mueren por nosotr@s sin vacilar, miles de millones lo hacen diariamente. Si pudiésemos visitar una célula por dentro no nos gustaría. Dentro de ella van, de un lado a otro, como balas, miles de objetos. El interior de la célula es peligroso para sus ocupantes habituales. El ADN es dañado, por sustancias químicas y otros agentes, una vez cada 8.4 segundos (10.000 veces al día), y cada una de estas heridas debe suturarse a toda prisa para que la célula no perezca. Todas y cada una de ellas tienen el impulso imperativo de seguir siendo”.

Y es que actos tan normales como caminar, comer, tocar, ver u oír no son tan evidentes. El ser humano recuerda el 35% de lo que huele (me tranquiliza saberlo después del viaje de hoy y de los olores que llegamos a percibir en mi profesión jeje), el 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye y el 1% de lo que toca. La memoria humana puede retener hasta 10.000 aromas y sólo reconoce 200 colores.

Y por encima de esto – dentro de esa necesidad humana que tenemos de intentar explicarnos qué son y cómo se crean los sentimientos en relación a un órgano físico y desconocido como es nuestro cerebro – hay estudiosos y eruditos del tema que relacionan todos y cada uno de esos sentimientos con una actividad celular, con el llamado ordenador emocional. “Puedo hacer lo que quiera pero no puedo sentir lo que quiera”, defienden. Los sentimientos, dicen, son las cartas o los mails que nos envía el cerebro ante determinados estímulos, y son invisibles, inodoros, incoloros e insípidos. Son las cartas ocultas que la naturaleza da a cada individu@ para jugar al juego de la vida, del mismo modo que la posición de las piezas de un tablero de ajedrez es conocida, pero no los movimientos de las mismas, y es que, si supiésemos o viésemos todos esos movimientos, no podríamos jugar porque perdería el sentido [Desarrollaré monográficamente en varios post futuros esta teoría del “ordenador emocional” porque hace pensar, convence y porque mantiene y estimula mi insaciable curiosidad].

¡Qué frágiles y precios@s somos! ¿No creéis?

Un saludo a tod@s :-)

PD: La eternidad no es mucho más larga que la vida…celular.

PD: El neurólogo Richard J. Hailer dijo: “el cerebro de los hombres es más grande que el de las mujeres pero no hay diferencia en el nivel de inteligencia. Tal vez las mujeres necesitan menos cerebro para igual inteligencia” ¡Me encanta! ¡Va por nosotras! :-)

domingo, 18 de enero de 2009

LA EXCEPCIÓN PRUEBA QUE LA REGLA ES FALSA - LA HUMILDAD INTELECTUAL

[Respuesta que dio Anna Gavalda – escritora francesa – cuando le preguntaron cuál es su lugar preferido para leer. Dijo: “La Tierra. En la luna también se debe estar bien pero debe de ser difícil pasar las páginas” :-)]

Después de este parón, más largo de lo esperado pero inevitable, hoy quiero pensar en voz alta, y de manera algo caótica, acerca de la incertidumbre de la ciencia y de los valores, acerca de la humildad. De la humildad como estilo de vida, de la humildad del intelecto, de la humildad de la ética, de la HUMILDAD con mayúsculas.

Estoy leyendo – releyendo – a Richard P. Feynman, físico, gran divulgador, gran escritor y gran pensador. Os recomiendo todos sus libros pero destaco dos: “Qué significa todo eso” y “Está usted de broma”…pero, como dijo él en unas de sus conferencias, “por si acaso ustedes están empezando a creer que alguna de las cosas que yo dije antes son verdaderas por el simple hecho de que las dije yo, en lugar de considerar las ideas en sí mismas y juzgarlas directamente, deseo destruir desde ya cualquier imagen de autoridad que se hayan podido crear con antelación”…o sea, que tanto mis recomendaciones de libros como lo que voy a escribir a continuación no son necesariamente cosas ciertas :-)

Lo que hoy llamamos conocimiento científico es un corpus de enunciados con grados de certeza variables. Ninguno es absolutamente cierto. Esta libertad de dudar es una cuestión importante en las ciencias y, dice Feynman, en otros campos. “Ha nacido la lucha por permitirse la duda, por permitirse ser inseguro. Siento la responsabilidad de proclamar el valor de esta libertad y enseñar que no hay que temer a la duda, sino que debe ser bienvenida como la posibilidad de un nuevo potencial para los seres humanos. Si ustedes saben que no están seguros, tienen una oportunidad para mejorar la situación. Quiero pedir esa libertad para generaciones futuras”.

“Toda regla tiene una excepción”, se dice. O sea que la excepción pone a prueba la regla, o dicho de otra manera: la excepción prueba que la regla es falsa. Este es el principio de la ciencia y de la vida. Las excepciones a cualquier regla son muy interesantes en sí mismas porque nos muestran que la vieja regla es falsa y es muy excitante entonces intentar descubrir cuál es la regla correcta…si la hay.

El tamaño del universo es impresionante y nosotr@s somos una minúscula partícula que gira alrededor del Sol. Es un sol entre cien mil millones de soles en la galaxia, que, a su vez, es una entre mil millones de galaxias [*al final del post hago un añadido, creo que muy interesante, sobre lo que significan realmente los llamados números grandes como los que aparecen aquí]. Mientras llegamos allí, mirad este MARAVILLOSO video. ¡No tiene desperdicio!

video!

Con las imágenes recién vistas aún grabadas en la retina, y para seguir situando al ser humano – recién llegado a este vasto mundo – en el sitio real que le corresponde, un breve inciso bioquímico: “Cualquier vida está interconectada con otra a nivel bioquímico. Hay un componente de la clorofila, un compuesto químico importante en el proceso de la oxigenación de las células de las plantas, que es un anillo bencénico. Muy alejados de las plantas están los animales, como nosotr@s mism@s, y en nuestros sistemas contenedores de oxigeno, en la sangre, en la hemoglobina, existen los mismos anillos poligonales bencénicos. Tienen hierro en su centro en vez de magnesio, por eso nuestra sangre es roja y no verde, pero son los mismos anillos. Esta universalidad de la química profunda de las cosas vivas es realmente algo misterioso y fantástico y contrasta con el orgullo de superioridad del ser humano”.

Y además de todo esto, están los átomos. Nada puede escapar a ellos. Las estrellas son átomos. Los animales son átomos. Estamos hech@s del mismo material pero con una complejidad tal que aparecemos misteriosamente viv@s.

“Es una aventura contemplar el Universo más allá del ser humano, contemplar cómo sería sin el ser humano – tal y como fue en gran parte de su larga historia y tal y como es en la gran mayoría de los lugares. Cuando se alcanza esa visión, cuando se aprecia por completo el misterio y la majestad de la materia, y entonces se dirige de nuevo esa mirada hacia el ser humano, se experimenta una sensación muy rara y excitante. Normalmente termina con una sonrisa irónica ante la futilidad de tratar de entender que es ese conjunto de átomos curiosos, que se mira a sí mismo y se pregunta por qué se pregunta. Estas ideas científicas terminan en sobrecogimiento y misterio, perdidas en el límite de la incertidumbre, pero parecen ser tan profundas e impresionantes que la teoría de que todo está dispuesto como un escenario para que Dios observe la lucha por el bien y el mal parece insuficiente. Ese Dios no parece ser suficientemente grande”.

Yo creo que soy una agnóstica mística – como dice Salvador Paniker – y frente al misterio de la realidad, muestro mi asombro radical. “No sé de nada que no sea un milagro” – dijo Walt Whitman. Yo, sinceramente, me asombro de todo.

“En este mundo hay mas religiones que mundos felices” – Ricardo Arjona.

[*Añadido prometido: Los números grandes: Adrián Paenza en su libro “Matemática ¿estás ahí?” habla de cómo tomarle el pulso a los números grandes para tener real proporción de lo que significan. Él lo que hace es compararlos con algo que pueda medir o imaginarse.

Imaginemos junt@s: en el mundo hay más de 6000 millones de personas. Eso son muchas, es un número grande. Si se pusieran fotos de todos en un libro, de manera que las hojas fueran de una decima de milímetro de espesor, colocando 10 personas por página y utilizando las dos caras de la hoja…el libro tendría 30 kilómetros de alto. Además si una persona estuviera muy ávida por mirar fotos, y tardara un segundo por página para recorrer las 10 que hay allí, y le dedicara 16h al día (por aquello de dormir lo que toca), le llevaría 28,5 años mirarlas todas…y cuando llegara al final, el libro ya habría aumentado de tamaño, porque ya seriamos aproximadamente 2000 millones de personas más, y el libro tendría otros 10 kilómetros de espesor.

Ahora pongámonos en fila, ocupando cada persona una baldosa de 30 cm de lado. De esta manera la humanidad entera formaría una cola de más de 1.680.000 kilómetros. Esto nos permitiría dar 42 veces la vuelta al mundo.

¿Qué pasaría si tod@s quisiéramos ser artistas de cine? Si cada persona apareciera nada más que 15 segundos (o sea, un poco menos de 7 metros de celuloide) se necesitarían 40 millones de kilómetros de negativo. Además, si alguien quisiera ver la película, se tendría que sentar la friolera de 2663 años.

Otro ejemplo para darse real y humilde cuenta de lo que es un número grande. ¿Qué es un año luz? Un año luz mide la distancia que la luz recorre en un año, lo sabemos. La velocidad de la luz en números redondos es de 300.000 km/segundo. Si la multiplicamos por 60, para saber cuántos km/minuto recorre, obtenemos 18.000.000 km/min. Nuevamente multiplicamos por 60, para obtener los km/hora, y nos sale 1.080.000.000 km/h. Multiplicado por 24, para tener los km/día, tenemos ya la cifra de 25.920.000.000 km/día. Y, por fin, si multiplicados por 365, tenemos que la luz recorre en un año la enorme distancia de 9.460.000.000.000 km. Realmente visto así ¡es muy lejos! ¿no? :-)]

Aquí acabo. Siento el caos del post de hoy, es el reflejo del caos que me domina cuando intento mantenerme en el micrositio en el que me corresponde estar humildemente. Me gusta vivir así. Me gusta vivir dudando para crecer.

Un humilde saludo :-)

PD: “El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad” – Hernest Hemingway.

PD: Quiero dedicar esta entrada a Rosa Lee Parks, una modesta y tranquila costurera del sur de Estados Unidos, que, el 1 de diciembre de 1955, subió al autobus en la Avenida Cleveland camino a casa después de una larga jornada. Tomó asiento detrás de los asientos reservados a los blancos sabiendo que, de acuerdo a la leyes del momento, cuando el número de blancos fuera mayor al de asientos reservados para ellos, los negros tenían que levantarse para cederles los suyos. La Sra. Parker cuando llegó el momento, serena pero firmemente, ese día se negó. La detuvieron pero la imagen de la policia arrestando a una mujer de porte humilde y equilibrado, de la que no se podía imaginar ni sombra de provocación, causó tal impacto que sirvió - para no hacer más larga la historia - para revocar esta estúpida y ultrajante norma. ¡Va por ella! [Gracias, L y C, por el regalo del librito "Mujeres que transformaron el mundo" ;-)]

viernes, 2 de enero de 2009

HORIZONTE DE COMPLEJIDAD - COQUETEO MATEMATICO DE AÑO NUEVO

[Dedicado a Sophie Germain (1776-1831), dotada de enorme talento matemático, pero que tenía que ir a las clases de matemáticas vestida de hombre porque las mujeres no tenían derecho a esa formación].

Hoy quiero compartir con vosotr@s una visión de las matemáticas que hace mucho tiempo que me tiene atrapada y sobre la que he leído muchísimo…y lo que me falta por leer.

Es mi manera de empezar este año 2009 de un modo diferente. Es mi manera de volver a ponerme a mí misma humildemente en mi sitio. Es mi manera de transmitir lo curiosa, bonita y desconocida que es esta vida que CASUALMENTE nos ha tocado vivir. Es mi manera de transmitir las enormes ganas de seguir viva y en buenas condiciones físicas y psíquicas que tengo como deseo para este año, para mí y para tod@s vosotr@s. Es mi manera de decir: ¡¡Cuántas cosas por aprender me faltan!!¿Tendré tiempo? Es mi manera, en definitiva, de felicitaros el año nuevo haciéndoos pensar, dibujando - espero - alguna sonrisa, sorprendiéndoos (que es uno de las razones más poderosas para querer levantarse cada mañana) y diciéndoos lo preciosa que es la vida y lo que merece la pena que la vivamos. Estos estímulos inagotables a mí me mantienen viva…simplemente quería compartirlo :-)

1.- Empezaré con un dilema que se plantea en el libro "Un matemático invierte en la bolsa" de John Allen Paulos, y que también sale en una de mis páginas favoritas que se llama CPI-Curioso pero inútil :-)

El concepto de Horizonte de complejidad es aquel que dice que los seres humanos dejamos de interesarnos por acontecimientos lejanos en el futuro, aunque sean muy importantes.
Imaginemos que nos encontramos con una lámpara mágica que dentro tiene un genio, que nos concederá todos los deseos que queramos con la condición de que es necesario, una vez obtenidos, venderla siempre a un precio menor al que la hemos comprado. ¿Qué precio - plantea el escritor - ofreceríais por la lámpara? Una condición: sólo vale la moneda del euro. Unas pistas: no podemos comprarla por un céntimo de euro porque no la podríamos vender al no existir nada menor que un céntimo de euro ; no podríamos comprarla por dos céntimos porque al que se la vendiésemos por un céntimo no la podría vender y por tanto no nos la compraría ; no podríamos comprarla tampoco por tres céntimos de euro porque nuestro comprador se encontraría con que su futuro comprador no podría venderla, y entonces él mismo no podría venderla por lo que no nos la compraría...¿A que da que pensar?¿Dónde está el límite?¿En qué punto deja de importarnos la cadena de compraventas que decide si podemos vender la lámpara o no? :-)

Los ecologistas sostienen que algo parecido nos pasa con la conservación del medio ambiente: estamos todos de acuerdo en que si seguimos así lo dejaremos todo hecho un desastre, pero como aún falta mucho y aún hay árboles, agua, playas y campos...pues no hacemos todo lo que podríamos.

2.- FALSA LÓGICA DEL POST HOC, ERGO Y PROPTER HOC (después de, por lo tanto, a causa de): Habla del error estadístico de dar por hecho que como una cosa sigue a la otra, esta está causada por aquella. Tomemos la frase ejemplo que dice que “la mayoría de la gente que se engancha a la heroína empezó con la marihuana”. Es cierto, puede…pero también es cierto que una mayoría aún más amplia empezó con la leche :-) (Sacado del libro “Platón y un ornitorrinco entran en un bar”).

3.- ¿DE DÓNDE SALE EL CÓDIGO DE CONTROL DE LA CUENTA CORRIENTE? (ese código de 2 números que viene detrás de los 4 de la entidad y de los 4 de la oficina): El primero de los dos dígitos de control corresponde a la entidad y el segundo al número de cuenta. Para calcular el primero multiplicamos los 8 números de la entidad y oficina de izquierda a derecha correlativamente por 7, 3, 6, 1, 2, 4, 8 y 5, y los sumamos. El resultado lo dividimos entre 11 y el resto es el primer número (Si el resto es 10, se pone 1). Para calcular el segundo dígito multiplicamos de nuevo de izquierda a derecha y correlativamente los 10 números de la cuenta corriente por 10, 9, 7, 3, 6, 1, 2, 4, 8 y 5, y los sumamos. Esa suma la dividimos por 11 y el resto de esa división es el segundo dígito. De nuevo si es 10, tomamos sólo el 1. :-) (Sacado del libro “Entrenamiento mental”).

4.- EL ENIGMA DE FERMAT O COMO SE PROTEGEN LAS CIGARRAS CON LOS NÚMEROS PRIMOS: Un número primo es aquel que es divisible sólo por uno y por el mismo. Las cigarras periódicas – especialmente la Magicicada Septendecim – tienen el ciclo vital más largo de todos los insectos. Su único ciclo vital empieza bajo tierra, donde las ninfas absorben parcialmente el zumo de las raíces de los arboles. Después de 17 años de esperar, las cigarras adultas emergen de la tierra en gran número e invaden temporalmente nuestro paisaje. Unas semanas después, se aparean, ponen los huevos y mueren. Lo que se preguntaron los zoólogos es porque el ciclo vital es tan largo y porque es precisamente un número primo de años. De hecho, otra especie – la Magicicada Tredecim – aparece cada 13 años, lo que indica que los ciclos vitales que son un número primo de años dan algún tipo de ventaja para la conservación de la vida.

La teoría más aceptada es que la cigarra tenía un parásito que también recorría un ciclo vital y que la cigarra intentaba evitar. Si el parásito, por ejemplo, tenía un ciclo vital de 2 años, entonces la cigarra quería evitar un ciclo que fuera divisible por 2, si no coincidirían regularmente. Lo mismo si el parásito tenía un ciclo vital de 3 años y la cigarra quería evitar los ciclos divisibles por 3. Al final la mejor estrategia resultó darse un ciclo de vida largo que durara un número primo de años. Si la cigarra se reproduce cada 17 años, el parásito, en su lucha por sobrevivir, sólo tiene dos ciclos vitales que aumentan la frecuencia de las coincidencias: el de nacer cada año y el de nacer cada 17 años. Por un lado, es poco probable que el parásito pueda sobrevivir 17 años porque durante las primeras 16 apariciones no habría cigarras a las que parasitar. Por otro, en su lucha por coincidir con la cigarra, el parásito habría ido alargando su ciclo vital hasta conseguir traspasar la barrera de los 16 años…pero, mientras tanto, su falta de coincidencia con las cigarras los habría llevado a su extinción. El resultado es una cigarra con un ciclo vital de 17 años – que ya no le hace ninguna falta – y un parásito que ya no existe :-) (Sacado del libro “Entrenamiento mental”).

4.- Para acabar, un enlace a un video de Youtube que merece mucho la pena ver: Se llama “New way to multiply” y la dirección es: http://es.youtube.com/watch?v=oQifpAIQmY8 [siento no saber como poner el enlace aquí en mi blog para que podáis verlo desde aquí...pero lo aprenderé :-)].

¡La evolución rara vez desperdicia cosas!

Espero haberos hecho disfrutar y haberos hecho sonreír como mejor medicina para este principio de año. ¡Animaros y decidme que pensais del dilema del punto 1!

MUY FELIZ AÑO NUEVOS A TOD@S :-)